COMPAÑÍA

Ganadería 4.0: ventajas de la monitorización individual de las vacas de leche

La ganadería de precisión, ahora conocida como Ganadería 4.0, nace en un contexto en el que las granjas son cada vez de mayor tamaño, complicando la atención individual de los animales por parte de los productores. Esto que deriva en el empleo de sensores y tecnologías digitales con el desarrollo de algoritmos que nos permiten establecer predicciones de salud y del estado reproductivo, entre otros; creando alertas que nos avisan cuando algo no está funcionando correctamente.

La producción animal se incorpora así a las prácticas multidisciplinares al emplear la estadística, la biotecnología y la informática - entre otras - que se suman a los conocimientos del ganadero y del veterinario para una mejor toma de decisiones en la granja.

Se trata, en definitiva, entre otros aspectos, de:

  • Maximizar la contribución de cada animal a la producción de la granja.
  • Individualizar el cuidado de la salud y el bienestar de cada uno de ellos.
  • Facilitar el diagnóstico precoz de las enfermedades, evitando en la medida de lo posible el uso de tratamientos, en línea, por tanto, con el Uso Responsable de Antibióticos.

Un área, sin duda, en crecimiento y en la que Zoetis se ha adentrado recientemente con el dispositivo de monitorización individual más avanzado para vacas lecheras. Smartbow permite el uso de las últimas tecnologías en radiofrecuencia y análisis de datos, para optimizar la contribución de cada animal a la producción y rentabilidad de las granjas.

La detección, fase clave del proceso de “Continuum of Care”

Una herramienta de detección que encaja a la perfección en la visión de la compañía “Continuum of Care”, innovación en todo el proceso, desde la predicción genómica, pasando por la detección y el diagnóstico, hasta la prevención y el tratamiento. Y es precisamente el vacuno de leche, con esta innovadora herramienta de monitorización (detección), la primera especie en la que la compañía completa la oferta de servicios y productos en cada una de las mencionadas fases.

¿El objetivo? Poder diseñar granjas más sostenibles y rentables, en las que el veterinario obtenga información individual de cada animal y, por tanto, pueda establecer tratamientos para cada uno de ellos de forma precisa y precoz, con el foco en la salud, el bienestar animal y la mejora de la calidad de vida de los productores.

Un ahorro medio de 50 euros por vaca al año

El empleo de estos dispositivos supone un ahorro, contribuyendo, como decíamos, a incrementar la rentabilidad. Esto encaja a la perfección con el nuevo concepto de #Bientabilidad acuñado por Zoetis.

Para Sergio Calsamiglia, catedrático del departamento de Ciencia y Producción Animal de la Universidad Autónoma de Barcelona y colaborador del Blog Especialistas en Novillas , las principales utilidades de estos sistemas de monitorización son:

  • La detección del celo y del momento óptimo de inseminación.
  • La detección del parto y del riesgo de una posible distocia.
  • La identificación precoz de animales enfermos y, por tanto, el control de la salud en las explotaciones.

En cuanto a la detección de celos, por ejemplo, el experto asegura que “dada la duración cada vez menor de los mismos – que han pasado de 14 horas a tan solo 4-6 horas – y su manifestación a primera y última hora del día, se reducen las probabilidades de detectarlo de manera visual”.

Es, por esta razón, que los dispositivos de monitorización en tiempo real pueden contribuir muy favorablemente a detectar correctamente los celos y determinar la ventana óptima para la inseminación.

Sobre el análisis económico de este tipo de dispositivos, Calsamiglia estima un ahorro medio de 50 euros por vaca al año, de los que un 60% se atribuye a la detección temprana de enfermedades y un 40% a la mejor detección de los celos.

¿Pero en qué consiste realmente este dispositivo?

Smartbow® es un pendiente inteligente, fácil y rápido de implantar al animal, que recoge datos relativos a la actividad, la rumia (como indicativo de la salud del animal) y la localización de cada animal 24 horas al día durante los 7 días de la semana.

Se diferencia de otros dispositivos por ofrecer datos en tiempo real, por su alta precisión – con una exactitud de detección de rumia de entre 97 y 99% - y por una fiabilidad de detección del celo del 97%. Además, utiliza inteligencia artificial, lo que le permite aprender y establecer, para cada vaca y en tiempo real, el umbral de actividad que determina el celo y el umbral del tiempo de rumia para establecer si hay alteración de la misma.

Smartbow integra el uso de identificación por radiofrecuencia y análisis de datos para habilitar las tres funcionalidades principales: el control de la localización del ganado en la granja, la detección de los celos, así como su comportamiento de rumia, y todo ello en tiempo real.

Como resultado, los datos generados por el sistema pueden emplearse de la misma manera para mejorar los parámetros reproductivos de cada vaca, como identificar a los animales con problemas de salud de manera precoz.