SECTOR

ALTERACIONES EN EL COMPORTAMIENTO DE NUESTRAS MASCOTAS DEBIDAS AL CONFINAMIENTO POR COVID-19

Mucho se está hablando en relación a las mascotas y el COVID-19. En primer lugar de su papel en la transmisión del virus causante de la actual pandemia, pero también por un supuesto incremento de adopciones durante el confinamiento, o de abandonos una vez comenzamos la desescalada…sumando titulares en prensa generalista, radio y TV.

No en vano el 47% de las familias españolas conviven con alguna mascota1 y esto lógicamente se traslada a un incremento del interés general de la sociedad por cuanto acontece en torno a las mismas.

En lo que al primer punto se refiere, su papel como trasmisores del virus, poco se ha avanzado estos meses, más allá de dejar claro, por parte, de organismos oficiales de primer orden aspectos importantes como que:

  • Los perros, gatos y hurones pueden ser infectados por SARS CoV- 2, sin embargo, no existe evidencia científica de que el virus produzca enfermedad en los animales infectados.
  • No existe evidencia científica hasta la fecha de la transmisión del agente viral por parte de gatos, perros y hurones de personas infectadas por COVID-19, a otras personas, resultando estas últimas infectadas.
  • En cuanto a si los gatos y perros, pudieran actuar como fómites en la transmisión del virus, a diferencia de bacterias y hongos, no existen casos en lo que un virus haya sido trasmitido a personas por el contacto con el pelo de estos animales.

Pero más allá de lo relacionado con la trasmisión del virus, con el aumento o detrimento de los abandonos por esta causa, en este post nos queremos centrar en asuntos quizás más sutiles y que por ello se nos podrían escapar, nos referimos a las posibles alteraciones del comportamiento que están sufriendo algunas mascotas. Y es que ellas, como las personas, han padecido el estrés derivado del confinamiento primero y ahora son víctimas también de la ansiedad por separación tras unos meses en los que han convivido estrechamente con sus propietarios.

Figura 1.- ¿Cómo ha afectado el confinamiento en casa con perros y gatos?2

Una ansiedad que, atendiendo a los datos que aparecen en la Figura 1, está más que justificada: el 63% de las personas manifiestan haber dedicado más tiempo a jugar con sus mascotas y a acariciarlos más (59%). Y ahora toca volver a la normalidad y eso pasa por permanecer más tiempo solos en casa y, en la mayoría de los casos, recibir menos atenciones.

¿Cómo podemos saber si nuestra mascota sufre estrés por separación?

Lo primero es diferenciar perros y gatos, pues su comportamiento y relación con sus propietarios tiene diferencias considerables. En el Cuadro 1 señalamos algunos de los síntomas que podrían alertarnos en unos y otros. No olvidéis lo importante que es que ante la aparición de alguno de estos síntomas de estrés concertéis una cita con vuestro veterinario:

Cuadro 1.- Síntomas de la ansiedad por separación.

  Perros Gatos
Síntomas más frecuentes de ansiedad por separación
  • Comportamientos destructivos cuando se queda solo en casa.
  • Ladridos excesivos, lloros y hasta aullidos.
  • Hacer sus necesidades en casa
  • Disminuir o anular completamente la ingesta de alimentos e, incluso, de agua.
  • No hacer caso de sus juguetes preferidos.
  • Muestras de excesiva efusividad en el recibimiento y nerviosismo anticipado en la separación.
  • Vocalización aumentada.
  • Defecación y vómitos en lugares inadecuados e, incluso, donde resulta más molesto para el propietario (alfombras, camas...).
  • Compartimientos destructivos: arañazos o mordeduras de mobiliario u objetos del hogar.
Otros Alteraciones gastrointestinales: vómitos y diarreas. Acicalado exacerbado hasta el punto de aparición de zonas alopécicas y granulomas.

10 claves que nos pueden ayudar a superar esta situación

  1. Cuida el entorno en el que dejas a tu mascota antes de salir de casa. La música siempre es una ayuda, ponle su preferida antes de irte y no olvides dejarle en compañía de sus juguetes favoritos.
  2. Pese a que tradicionalmente se ha venido recomendando realizar “falsas salidas” para que la mascota se acostumbre gradualmente a la ausencia de su “humano”, actualmente muchos etólogos recomiendan lo contrario: se previsible en tus salidas, para que ellos sepan cuándo se producirán estas, permitiéndoles controlar cuándo pueden estar relajados y tranquilos.
  3. Aumenta gradualmente el tiempo en que estas fuera de casa para permitirle un acostumbramiento gradual a la separación.
  4. Procura ignorarle durante un tiempo antes de salir de casa, para no reforzar su ansiedad cuando te vayas.
  5. Al volver a casa evita ser efusivo, mejor espérate a hacerlo cuando veas que su estado de ansiedad ha disminuido y se muestra tranquilo. De lo contrario estarás reforzando sin saberlo la conducta nerviosa y su ansiedad.
  6. Dedícale diariamente un tiempo de calidad, jugando y acariciándole. Sentirse querido le dará seguridad y entenderá que no vas a abandonarle.
  7. Procura marcar una rutina con un horario concreto para las comidas, la higiene y los juegos. Esto contribuirá igualmente a incrementar su seguridad.
  8. Practica el refuerzo positivo. Más que reprenderle o castigarle por lo que hace mal, prémiale solo cuando hace las cosas bien, con paciencia y afecto.
  9. Corregir la ansiedad por separación requiere paciencia y constancia, no se consigue de la noche a la mañana, prepárate para mantener una actitud positiva durante este proceso.
  10. No olvides consultar a tu veterinário. En casos de persistencia de la ansiedad por separación existen fármacos y feromonas que pueden ayudar al reducir temporalmente el estrés, permitiendo trabajar mejor en el cambio de las conductas.

Referencias: 1,2Estudio Juntos en casa sobre el impacto de la situación creada por COVID-19 en los animales y en el vínculo. Fundación Affinity.