COMPROMISO ANIMAL

El decálogo para ser un buen propietario y asegurar la felicidad de tu mascota

El abandono y maltrato animal es una triste realidad a la que todavía hoy tenemos que enfrentarnos. Se trata del principal problema de bienestar y calidad de vida de los animales de compañía en España. Un problema que solo es posible atajar mediante la educación y concienciación de la sociedad sobre todo aquello que supone un cuidado responsable de los animales de compañía.

Una vez que un perro o gato llega a nuestras vidas, es fundamental conocer cómo cambiará nuestro día a día y las obligaciones a las que deberemos hacer frente. La base del respeto animal implica cubrir las necesidades básicas de nuestros perros y gatos y asegurar su calidad de vida y bienestar. A continuación, repasamos los diez principios básicos y fundamentales para ser un buen propietario y asegurar la felicidad de tu mascota.

Decálogo del buen propietario

  1. Un miembro más de la familia. Como parte integrante del núcleo familiar, debemos cuidar y proteger a nuestros animales. Eso significa garantizar un entorno agradable y su buen estado físico y emocional. Tal y como manifiesta la nueva ley que entró en vigor a comienzos de año, los animales no son cosas, sino “seres sintientes”.
  2. RESPETO, en mayúsculas. El maltrato es injustificable y debemos denunciarlo siempre que seamos consciente de ello. Así, el artículo 13 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea exige que los Estados Miembros respeten las exigencias en materia de bienestar de los animales como “seres sensibles”.
  3. Una buena educación. Al igual que las personas, las mascotas deben recibir una educación básica que asegure la convivencia con el resto de los miembros de la familia y con la sociedad en general. Una educación en positivo que muestre al animal unas reglas básicas desde su llegada al hogar.
  4. Cuidar su alimentación e higiene. Debemos asegurarnos de que recibe los nutrientes necesarios para su edad y tamaño. Igualmente debemos proteger a nuestra mascota de la posible ingesta de alimentos que puedan hacerle daño. Recuerda que ciertos alimentos, como las uvas, el chocolate o el alcohol, son tóxicos para nuestros perros y gatos.
  5. Su salud, lo primero. Prevenir la aparición de enfermedades cumpliendo con un completo programa vacunal y desparasitaciones periódicas, además de acudir de forma regular al veterinario, así como en aquellos momentos en los que surjan necesidades inesperadas.
  6. Movilidad. Los perros deben pasear el menos 3 veces al día. Los gatos necesitan también un tiempo dedicado a su ocio y diversión. Son otros de los aspectos fundamentales para asegurar su bienestar.
  7. Garantizar su seguridad. En las casas, ciudades y campo existen multitud de situaciones que pueden hacer peligrar la integridad de nuestra mascota. Nuestra responsabilidad será mantener a nuestros perros y gatos lejos de estas posibles situaciones siempre que esté en nuestras manos.
  8. Su propio espacio. Para el descanso y su tranquilidad, ellos también necesitan su propio oasis.
  9. Sociabilización. Una parte importante del crecimiento y desarrollo de los animales implica sociabilizar y conocer a otras mascotas y seres humanos.
  10. Por sus derechos. Porque ellos también tienen derechos y debemos velar por su cumplimiento.

#RESPET, la iniciativa de Zoetis para promover el respeto animal

En Zoetis, comprometidos con la salud y el bienestar de las mascotas, pero también de los profesionales veterinarios y propietarios de animales de compañía, lanzamos #RESPET, una iniciativa para promover un entorno más respetuoso en la práctica veterinaria. Así #RESPET busca crear un entorno sostenible y amigable, de entendimiento para todas las partes implicadas en el acto clínica en veterinaria.

El movimiento #RESPET incluye mantener siempre actualizados a los profesionales y cuidar al equipo veterinario, al mismo tiempo que se trabaja la empatía y la capacidad de comunicación con los propietarios, y se asegura el bienestar de las mascotas.

En definitiva, más respeto para las propias mascotas, para sus propietarios, pero también para el equipo y comunidad veterinaria.