SECTOR

COVID-19: LAS TRANSFORMACIONES DEL SECTOR PRIMARIO QUE HAN VENIDO PARA QUEDARSE

La paralización de la oferta y la demanda de forma simultánea y a una velocidad vertiginosa, debidas al confinamiento y a la clausura de los puntos de venta, es algo nunca visto en economía, estamos ante la crisis más global y de mayor calibre de la historia. A pesar de esta nueva realidad, Fernando Trías de Bes nos anima a ver la situación con mucho sentido de la realidad y a no dejarnos llevar por la incertidumbre y el miedo. Estamos ante “algo inédito, para lo que necesitaremos medidas inéditas, los mecanismos que conocemos ya no funcionan” afirma.

Son varios los elementos medulares que hay que tener en cuenta para entender la magnitud de la crisis generada por la actual pandemia. Fernando nos hace un resumen en la siguiente tabla, donde cada uno de los elementos cuenta con indicadores que nos orientan sobre la proximidad de la salida de la crisis, porque si Trías de Bes tiene algo claro, es que ésta, tiene fecha de caducidad.

Elementos medulares Crisis COVID Indicadores Salida Crisis
Estamos confinados para que el sistema sanitario no se colapse y no para evitar que haya más enfermos. La evolución de las estadísticas de la curva de contagio, del número de recuperados, de fallecidos y el miedo de la población.
El confinamiento de la población constituye la causa primera y original de toda la caída de demanda y oferta. Mindset público en desconfinamiento. El ánimo en consumir y en volver a la inversión van a ser fundamentales. Son muy importante las medidas del gobierno para prevenir el contagio, pero deben hacerse desde la tranquilidad.
La crisis de demanda y oferta se ha producido en un solo eslabón de la cadena productiva. El ritmo de recuperación del retail, su vuelta a la normalidad, de forma ordenada, debe ser una prioridad. En cuanto al canal HORECA, el sector transporte va a ser el gran indicador de la recuperación de, es el que nos normaliza más socialmente.
La inestabilidad de flujos monetarios puede desembocar en un colapso financiero (no ha pasado). La banca debe de mantenerse al margen. El gran indicador aquí es el ritmo de concesión de créditos ICO.
La incertidumbre financiera y la morosidad contribuyen, junto a la caída de la actividad, a derrumbar el empleo y la inversión. Si el ritmo de concesión de créditos ICO va rápido y no se incrementa el nivel de morosidad de la banca, la crisis permanecerá en la economía real, sin trasladarse a una crisis financiera.
La capacidad productiva está en realidad intacta. El mejor indicador es el número de empresas que desaparecen, la destrucción del tejido empresarial. Augura que será una época de fusiones y adquisiciones entre empresas.
Volveremos a la normalidad social en un plazo de tiempo determinado. La aparición y comunicación de la existencia de fármacos para el tratamiento lo será todo.
Es esencial sostener la demanda a través del poder adquisitivo de los ciudadanos. El número de despidos y levantamientos de ERTEs van a ser fundamentales para ver si se mantiene el poder adquisitivo.
Esta crisis no beneficia ni interesa a ningún operador, sector o país, por lo que todos desean regresar a la normalidad. El apoyo de la UE será fundamental para nuestro país.
Esta crisis no ha sido causada por irresponsabilidad de ningún agente económico. Las patronales verticales, la cohesión y la coordinación de los diferentes agentes dentro de cada sector van a ser fundamentales.

La aparición de una vacuna o un fármaco que mitigue la gravedad de los síntomas supondrá el fin de la pandemia, hasta entonces, muchas familias se verán seriamente afectadas en su economía por esta situación. “Tal y como ocurre con los enfermos de coronavirus, explica Trías de Bes, necesitan un respirador artificial para poder contar con un alivio económico. Hay que tener en cuenta que es complicado confiar en la reactivación de la actividad económica si no se reanuda el consumo por parte de la sociedad”.

¿Qué deben esperar los ganaderos?

Pese a que el sector primario ha reforzado su papel determinante, como actividad esencial, ante una situación excepcional como la que vivimos, también ha quedado afectado. Especialmente las producciones cuya principal salida, en lo que a consumo interno se refiere, es al canal HORECA (Hostelería, Restauración y Catering), que lleva casi dos meses inactivo.

Son muchos los ganaderos que se están reinventado para intentar dar salida a esos productos que no han podido entregar a sus clientes, adaptándose al canal online, tanto para la distribución y venta de productos, como para ampliar negocio y cartera de clientes. Esta tendencia permanecerá, al igual que la polarización de la demanda y la adaptación de la oferta a grandes economías de escala o nuevos nichos de valor.

Fernando Trías también aconseja buscar otro tipo de acciones y ofertas para orientar esas ventas hacia los supermercados, ya que la alta vinculación del canal HORECA con el turismo hará lenta su recuperación. Y, para que esto no manche la marca España, advierte al sector cárnico sobre la importancia de luchar unidos para evitar el detrimento de las exportaciones.