ONE HEALTH, SECTOR

Una nueva forma de secar a las vacas ante los últimos cambios legislativos

El Reglamento 2019/6, en el apartado 3 del artículo 107, indica lo siguiente: “los medicamentos antimicrobianos no se utilizarán con fines profilácticos salvo en casos excepcionales, para ser administrados a un animal determinado o a un número limitado de animales cuando el riesgo de infección o de enfermedad infecciosa sea muy elevado y las consecuencias puedan ser graves. En tales casos, el uso de medicamentos antibióticos con fines profilácticos se limitará a su administración a un animal determinado, en las condiciones establecidas en el párrafo primero”.

¿Cómo afecta esto al sector del vacuno de leche?

Hasta hace relativamente poco en vacuno de leche se llevaba a cabo el secado en sábana: tratamiento antibiótico de todos los cuartos de todas vacas al secado. La finalidad no era otra que curar infecciones intramamarias y evitar que surgieran nuevas. Hace años esta práctica podía tener más sentido, pero actualmente la situación epidemiológica es distinta, así como el estado de salud de nuestras vacas, y muchas de ellas llegan al secado completamente sanas. Entonces, ¿por qué tratar con antibiótico a una vaca sana que no lo necesita?

Desde que se adoptó el tratamiento de secado en sábana, como consecuencia de la aplicación del Plan de cinco puntos de control de mamitis han cambiado muchas cosas sobre todo los patógenos a los que debemos hacer frente, con una disminución muy importante de la prevalencia de S.aureus o Str. agalactiae. De hecho, el mayor desafío actual son las mamitis de origen ambiental producidas por coliformes o Str. uberis.

En definitiva, gracias a las mejoras en el manejo y en la higiene en las granjas de vacuno de leche, y a que muchas vacas llegan sanas al secado, no es necesario emplear siempre antibióticos, sino que es posible gestionar el secado de estas vacas con otras herramientas para prevenir las infecciones intramamarias.

Gráfico 1. Ejemplo de protocolo de Terapia de Secado Seletivo (TSS).

Una práctica compatible con la nueva legislación

Pero, si no pongo antibióticos a todas mis vacas al secado, ¿podrán éstas enfermar durante el periodo seco? Este es el miedo que tienen algunos ganaderos, pero nada más lejos de la realidad, ya que contamos con otras herramientas, no antibióticas, que ayudarán a prevenir las infecciones intramamarias. Hablamos de los selladores internos.

Está demostrado que las infecciones se adquieren al penetrar los microorganismos en el interior de la glándula mamaria a través del orificio del pezón. Por ello, un buen sellador interno que actúe como una barrera física y que permanezca en el canal del pezón durante todo el periodo seco es la mejor medida para prevenir nuevas infecciones.

Esta forma de manejar el secado es lo que conocemos como Terapia de Secado Selectivo (TSS) y sus beneficios son claros:

  • Disminuir el uso de antibióticos al secado, hasta en un 40 – 86 %1.
  • Cumplir con la legislación.
  • Reducir el riesgo de positivo a inhibidores, por lo que la leche será de mayor calidad.
  • Mejorar en el uso de los registros de mamitis.
  • Mejorar en la higiene y la formación del personal a la hora de aplicar tratamientos intramamarios.
  • Compatibilidad con el programa de secado corto. Al no llevar antibiótico, la leche de esa vaca se podrá incorporar al tanque inmediatamente.

Una terapia que es obligatoria en algunos países como Holanda y Dinamarca.

Pero ¿cómo sé a qué vacas tratar con antibiótico y a cuáles no?

Existen diversos criterios para tener en cuenta para establecer qué vaca llega con infección intramamaria al secado y, por tanto, debe ser tratada con antibiótico. En primer lugar, mediante un registro de vacas que han tenido mamitis clínica en la última lactación. En segundo lugar, a través del recuento de células somáticas, cuando este sea elevado. También es posible tomar la decisión atendiendo al resultado del Test de Mamitis de California. Otra alternativa es realizar un cultivo de mezcla de leche de los cuatro cuartos al secado. Y, por último, también existen otros tests como la conductividad eléctrica de la leche. (Gráfico 1).

En función de estos criterios, y teniendo en cuenta el nivel de higiene y de manejo de la granja, el veterinario responsable de la granja será quién deba determinar el mejor protocolo de actuación para la adopción de la Terapia de Secado Selectivo.

Para más información sobre la Terapia de Secado Selectivo, pregunta a tu veterinario.

Referencias:

1. Herrera, D. et al. (22/05/2019). Proyecto Zoetis “Secado Selectivo”: Resultados preliminares. Comunicación presentada en el XXIV Congreso Internacional ANEMBE de Medicina Bovina. Sevilla, España.